fbpx
a

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa cum sociis Theme natoque.

Latest Posts

1-677-124-44227
184 Main Collins Street West Victoria 807
info@yoursite.com
a

Diario de
un peregrino: Sevilla

Al igual que antiguos conquistadores y grandes navegantes iniciaron aquí sus aventuras, nosotros nos surtimos de su mágica y estimulante atmósfera para dar nuestros primeros pasos, tan determinantes como aquellos últimos que nos harán alcanzar nuestro destino.

a

Diario de un peregrino: Camas

Los pueblos que atravesaremos no son sólo un glosario de grandes monumentos y estampas singulares. También se configuran como mapas humanos, imágenes más prosaicas y cotidianas, donde suceden cosas que también merecen ser contadas.

a

Diario de un peregrino: Santiponce

De vuelta a las calles del pueblo sentimos cómo nos rodea de nuevo la luz. Son calles sencillas y de trazado irregular, de caserío modesto y achaparrado, donde se respira calma y lentitud.

a

Diario de un peregrino: Itálica

Si bien esta vista es quizás la más representativa, provoca congoja e inquietud su parte más intima, las galerías a pie de pista por donde se movían los gladiadores, a modo de burladeros monumentales. Se pasa así de la visión del espectador a la visión subjetiva del participante, y tu cerebro es un continuo caudal de preguntas acerca de quienes y cómo fueron aquellos que vivieron su esplendor.

a

Diario de un peregrino: Guillena

Caminamos cadenciosamente, nuestras espaldas apuntando al Guadalquivir y nuestros ojos hacía el norte, donde se asoma a lo lejos el perfil de Sierra Morena

a

Diario de un peregrino: Castilblanco de los Arroyos

“Cinco leguas de la ciudad de Sevilla, está un lugar que se llama Castiblanco; y, en uno de muchos mesones que tiene, a la hora que anochecía, entró un caminante sobre un hermoso cuartago…” – Las Dos Doncellas, Miguel de Cervantes.

a

Diario de un peregrino: Almadén de la Plata

Te abre sus puertas con calles empredradas y fachadas encaladas que huelen a sierra, invitándote a recorrer de forma pausada y curiosa Almadén y sus Joyas en el Camino de la Plata.

a

Diario de un peregrino: Real de la Jara

Pero también es un lugar desde el dónde mirar. Las vistas del caserío desde aquí son espectaculares y nos descubren cómo el pueblo se estira y se abriga entre cerros preñados de encinas y alcornoques.

a

Diario de un peregrino: Monesterio

Con estos aromas vamos recorriendo sus primeras calles, y hacemos parada obligada en su iglesia. La iglesia de San Pedro Apóstol es un templo de estilo gótico-mudéjar y renacentista, que data del siglo XV.

a

Diario de un peregrino: Fuente de Cantos

Aún así nos perdemos por sus rincones, llegando a la calle Aguilas y encontrando la casa Museo de Zurbarán. En esta villa el pintor pasó parte de su infancia y adolescencia, en un entorno que marcó fuertemente su estilo, una visita a este centro nos ayuda interpretar su vida, circunstancias y sobretodo su obra.

a

Diario de un peregrino: Zafra

Nos adentramos en Zafra desde el sur, callejeando con expectación con rumbo a la Plaza del Alcázar. Una vez allí, y con la imponente vista de los muros del Alcázar de los Duques de Feria, tomamos conciencia de la importancia de histórica de esta ciudad.

a

Diario de un peregrino: Mérida

Vamos dejando los pesados muros de la Alcazaba a nuestra derecha y entrando en la ciudad se encuentra una reproducción del celebérrimo bronce de Luperca la loba que en la mitología romana amamantó a Rómulo y Remo. Mérida y sus Joyas de la Plata.

a

Diario de un peregrino: Cáceres

Fácil en estas condiciones dejarse llevar a un mundo de otra época e imaginar cómo serían los encuentros entre los cacereños, sus ropas, sus conversaciones e incluso el olor de sus cocinas.

a

Diario de un peregrino: Cáparra

Cáparra es literalmente atravesada y partida en dos por la antigua calzada romana, y enseña las cicatrices del tiempo y la historia con orgullo.

a

Diario de un peregrino: Baños de Montemayor

Ante nosotros se revela, majestuoso e inquietante, el valle del Ambroz. Es en esta orografía, frondosa y trufada de arroyos y fuentes, donde se encuentra nuestro próximo destino, Baños de Montemayor.

a

Diario de un peregrino: Puerto de Béjar

Grandes arboledas de hoja caduca que llenan de ocres el camino por el que avanzamos, paso a paso, sin poder retirar la mirada hacía esas cotas que nos rodean y que quedan suspendidas, cómo si flotasen, entre brumas bajas y un cielo apocalíptico.

/